Cómo administrar el dinero de forma eficaz

Un tema que, generalmente, no se enseña en las escuelas latinoamericanas, es cómo debo administrar mi dinero. Y, sin embargo, es algo a lo que todos debemos enfrentarnos tarde o temprano en nuestra vida, por eso en Credy.com.ar vamos a dedicar un post para explicar el concepto.

Desde los vendedores ambulantes, las personas que venden cosméticos por catálogo, o empleados que quieren su independencia laboral, o profesionales liberales (como abogados o dentistas), todos pueden (y deben) aprender cómo gestionar el dinero y multiplicarlo. O como le llaman ahora: educación financiera.

Parafraseando al conocido escritor Robert Kiyosaki en su libro “Padre rico padre pobre”, las personas ricas compran (cosas que les producen dinero) y las personas pobres y de clase media compran (cosas por las que hay que trabajar todos los meses para pagarlas).

La mentalidad de la gente que no tiene y que no sabe cómo administrar bien el dinero, es consumir y consumir. Por eso, la educación financiera es más importante aún que el dinero, porque es lo que te dará el dinero.

como administrar el dinero de forma eficaz

La educación financiera… esa gran desconocida.

A la edad de 7 años, en Korea, los niños aprenden en la escuela sus dos primeras lecciones de educación financiera: 1) Nunca te gastarás más de lo que ganás; 2) Ahorrarás el 10% de todo lo que tengas con el propósito de invertirlo. ¿Y nosotros que aprendimos en el cole? O peor aún, ¿qué están aprendiendo nuestros niños hoy en día sobre educación financiera en nuestras escuelas?

Aun así, una administración inteligente del dinero requiere mucho más que una comprensión de las matemáticas. Esa parte es relativamente sencilla: gastar menos de lo que ganas, invertir temprano y ahorrar te servirá para tener dinero cuando envejezcas.

Generalmente, lo más complicado son los retos psicológicos y emocionales que impiden que la mayoría de las personas alcance sus sueños financieros.

Para algunos puede resultar evidente que pagar la compra de mercaderías en el súper con la tarjeta de crédito financiándola a 12 meses, sale 30% más caro, además de que te pasás pagando un año lo que te comés a final de mes. Y, sin embargo, hay mucha gente que lo hace.

Ya no hay escusas para no adquirir habilidades para administrar tu dinero. La educación financiera está detrás del 90% de los problemas económicos, y no por falta de dinero, como se podría pensar a primera vista.

La educación financiera nos enseña cómo gestionar el dinero, cómo reestructurar nuestros gastos para empezar a generar un capital, y cómo hacer que mi dinero trabaje para mí y no al revés.

Adquiriendo sus conocimientos y poniéndolos en práctica nos dará inteligencia financiera o cómo manejar bien la plata y darle el mejor rendimiento posible. También nos posibilitará abandonar un modelo de conducta consumista, de acumulación o de apuesta para pasar a adquirir una conducta inversionista con habilidades de gestión y de inversión.

¿Cómo puedo administrar mi dinero?

Ni ahorrar todo lo que ganamos ni gastar todo ganamos. La vida no debería ser una experiencia aburrida, de sacrificios sin fin.

Podés gestionar el dinero dividiendo todos tus ingresos personales o ganancias netas por la mitad. Una mitad (el 50%) la destinarás a tus obligaciones o necesidades, aquellas cosas que nunca pueden faltar o no tenés la opción de rehuir (agua, luz, teléfono, internet, ropa, cole de los hijos, pago de alquileres, pago de nafta, etc.).

La otra mitad la vas a subdividir en 5 partes de un 10% cada una, para lo siguiente:

  • Diversión (10%). Para gastarlo en cumpleaños de los hijos, salidas con tu novia, ir a un restaurante elegante, comprar libros de literatura, comprar ropa de marca, ir de viaje o a un paseo, etc. Aquí tenés que gastar lo máximo posible de esta cuenta  para sentirte motivados cada día.
  • Educación (10%). Para un seminario o conferencia, compra de un libro que trate de libertad financiera o negocios (temas que le ayudarán a obtener más ingresos a corto, mediano y largo plazo), pagar un post grado o curso de especialización (herramientas que luego usarás en tus negocios o trabajo).
  • Inversiones (10%). Publicidad de tu negocio, compra de un bien mueble o inmueble para la venta, compra de un local, adquisición de una página web, comprar una computadora portátil o impresora, implementar un nuevo sistema de facturación a tu empresa, etc.
  • Donaciones (10%). Apoyar a una causa sin fines de lucro de cualquier tipo. No necesariamente tiene que pertenecer a una iglesia o religión.
  • Ahorros a largo plazo (10%): Aquí guardá el dinero que todavía no vas a utilizar y que no encaja en ninguna de las cuentas anteriores. Por ejemplo, el pago de un curso de especialización futuro, la entrega inicial de un auto o departamento, imprevistos, o simplemente guardá dinero ya que te puede servir en circunstancias muy particulares.

Para que todo este proceso te resulte más fácil, te podés ayudar con aplicaciones de celular o páginas web.

La generación de capital empieza cuando reestructuramos nuestros gastos y comprendemos que tenemos que hacer que ese capital trabaje para nosotros. Y, sólo conforme vamos avanzando financieramente, nos permitiremos avanzar en nuestro nivel de vida.

¿Es malo endeudarse?

La prosperidad no es opulencia, o nada más que un gran nivel de vida, y menos aun cuando estamos endeudados. Pero ¿es desaconsejable sacar un crédito directo?

Sí y no. Para responder a esta pregunta, acudimos a conceptos de la educación financiera que nos hablan de deuda destructiva y deuda constructiva.

La es aquella que contraemos para adquirir bienes o servicios que realmente no necesito y que perjudican mi economía.

Pero la la adquirimos cuando usamos el dinero prestado bajo un plan serio, bien analizado, bien estructurado, para nuestra propia prosperidad.

Hay que enfocarse en las cosas simples que tus padres y abuelos te enseñaron, como no gastar más dinero que el que ganas y ahorrar parte de tus ingresos.

La felicidad surge de manejar las expectativas. No encontrarás la felicidad si sólo trabajas, y te endeudas, para poder comprarte más cosas.

Compartir:

¿Estás listo para obtener tu préstamo en 10 minutos?

¡Consigue tu dinero ya!