¿Qué son los préstamos prendarios?

Cuando se necesita solicitar un préstamo y no se cumplen todos los requisitos que piden las entidades, muchos son los que hacen un repaso a los bienes en posesión y acuden a las casas de empeños. En la actualidad son muchas las empresas de empeños que han abierto nuevos establecimientos, pero no todas ofrecen las mismas condiciones. Aquí te contamos lo que tenés que saber sobre los préstamos prendarios y sobre otras alternativas que tenés a tu disposición.

Qué son los préstamos prendarios?

¿Cómo funcionan los préstamos prendarios?

Como si de una casa de empeños se tratase, el solicitante del préstamo entrega una posesión al prestamista, siendo habitual que su valor sea mucho mayor que el que se entrega en los locales de empeño. La empresa prestamista efectúa una valoración del valor total del objeto y entrega al propietario un tanto por ciento, nunca el valor completo. Depende de la compañía, pero puede oscilar entre el 40% y el 70% del valor estimado de ese objeto. El propietario y cliente entrega dicho objeto al prestamista como garantía del futuro pago.

Si el cliente cumple con la devolución de la cantidad acordada más los intereses, el prestamista devolverá el bien al cliente. Pero si el cliente no cumple con los plazos o las condiciones acordadas para la devolución, el prestamista puede ejercer su derecho a venderlo en una subasta para recuperar el dinero entregado y para sufragar los gastos de la subasta y otros intereses. Dicho bien deberá encontrarse en perfectas condiciones durante todo el tiempo que dure el préstamo y hasta que haya sido liquidado.

El bien entregado, que recibe el nombre de prenda, pueden ser muy variado, ya sea por el tamaño o la naturaleza del mismo, siempre y cuando tenga un valor real alto, como pueden ser materias primas o mercaderías. En cualquier caso, no es posible fijar ningún otro empeño sobre el mismo bien hasta que no se haya liquidado la deuda. En caso de impago la empresa prestamista venderá el bien y, si el importe conseguido supera a la deuda, le será entregado al deudor la cantidad de dinero restante tras liquidar todos los gastos del préstamo.

Diferencia entre los distintos tipos de préstamo

Existen varios tipos de préstamos que, si bien pueden parecer similares, son muy distintos entre ellos. Es necesario analizarlos antes de decidirse por qué tipo de préstamo decantarse. En algunas ocasiones es más conveniente un préstamo prendario y en otras no.

  • Préstamo personal: el banco, la entidad financiera o la empresa de capital privado prestan una cantidad de dinero que podrá ser utilizada en lo que el cliente desee. Las condiciones de aceptación y de cobro varían de unos a otros, así como el tiempo y los intereses. En este ámbito están gozando de gran popularidad los préstamos rápidos online. A través de Credy se puede tener acceso a este tipo de financiación, otorgada por numerosos prestamistas. Y una de sus grandes ventajas, en comparación con los préstamos prendarios es que no es necesario entregar ninguna prenda, ni siquiera un objeto como aval.
  • Préstamo prendario: el objeto dejado en prenda no puede superar una cierta cantidad de años y ha de reunir una serie de condiciones que demuestre su buen estado. Al solicitarlo es necesario que el cliente cuente con un recibo de sueldo o algún ingreso que garantice que se va a poder hacer frente a los pagos regularmente. Este requisito no es necesario en los préstamos de Credy.
  • Préstamo hipotecario: se utiliza como aval un bien inmueble. El importe prestado es bastante más elevado y el tiempo a devolver también, y es necesario tener en cuenta los gastos adicionales que conlleva, como son los de notario o registro, entre otros.

En ambos casos los intereses, comisiones, gastos y condiciones varían notablemente. Antes de solicitar préstamos prendarios es necesario estar informado sobre las condiciones de cada entidad y los requisitos, y será necesario compararlas con las de un préstamo personal. Los intereses en los préstamos prendarios suelen ser más bajos pero nunca representarán la totalidad del valor del bien, por lo que pueden ser insuficientes. Es importante hacer los cálculos necesarios para estar completamente seguro de que la operación será satisfactoria.

En el caso de los préstamos personales la cantidad prestada es la elegida por el cliente. En caso de impago, el prestamista no dispone de ningún bien del cliente pero es importante saber que el prestamista cuenta con herramientas legales para reclamar su cobro.

En cualquier caso, de las tres opciones presentadas (microcréditos, préstamos prendarios e hipotecarios), el primero de ellos es el que mayor flexibilidad ofrece y el que menos ataduras conlleva, por lo que es uno de los más recomendables. En Credy procesamos tu solicitud y te acercamos a decenas de prestamistas para que puedas tener acceso a un tipo de financiación cada vez más valorado.

Compartir:

¿Estás listo para obtener tu préstamo en 10 minutos?

¡Consigue tu dinero ya!