Por favor, espera
Nosotros estamos procesando tu solicitud

Préstamos personales rápidos de hasta 5.000$

Los préstamos personales rápidos por Internet son la mejor alternativa si necesitás dinero urgente. Hoy en día casi todo el mundo ha pedido alguna vez un préstamo personal rápido. Imaginá que tenés que hacer frente a un gasto imprevisto o a una factura cuyo importe se sale de tu presupuesto. ¿Qué podés hacer? La solución son los préstamos online, ya que garantizan que podrás disponer de la plata solicitada en solo unos minutos sin ningún inconveniente. Con Credy el proceso es tan rápido que en el mismo día podés solicitar el crédito y disfrutarlo.

préstamos personales rápidos

¿Qué son los préstamos personales rápidos?

Como bien sabrás hay ciertos gastos que no pueden preverse y aparecen cuando menos conviene. Las circunstancias son múltiples: el pago de la matrícula de las actividades extraescolares de los niños, una reforma en el hogar, arreglar el auto, unificación de deudas y un largo etcétera. En estas situaciones vendría bien tener la opción de recurrir a los préstamos online rápidos, pues, en muchas ocasiones, el pago no puede demorarse.

El vocablo ‘rápido’ es incompatible con los bancos tradicionales, ya que el proceso con estas entidades suele ser extenso hasta que, por fin, conceden el crédito deseado. Así, pueden pasar semanas e, incluso, meses hasta ver la plata en nuestra cuenta bancaria. Es posible que no tengas prisa y no la necesites enseguida, pero ¿qué ocurre si tienes una urgencia?

La evolución de Internet y plataformas como Credy hacen posible que solicitar créditos personales rápidos sea más fácil que nunca. Estos préstamos se caracterizan por el breve tiempo que transcurre desde que se efectúa la solicitud del préstamo hasta que se aprueba y se recibe en la cuenta bancaria. En la mayoría de los casos, como breve tiempo nos referimos a apenas 10 o 15 minutos, algo que era del todo inviable años atrás.

¿Puede pedir todo el mundo un préstamo en Credy?

En principio, cualquier ciudadano argentino puede solicitar un préstamo personal rápido. La ventaja de Credy es que ofrece créditos pensando en la situación concreta de cada persona. Así, nuestro sitio está abierto tanto a los desempleados como a quienes ven rechazadas una y otra vez sus solicitudes de préstamo en las entidades bancarias o, incluso, a aquellos que figuran en el Veraz.

Todos merecemos una segunda oportunidad y, en ocasiones, es precisamente la plata lo que nos separa del nuevo comienzo. Para acceder a préstamos online inmediatos, Credy lo pone muy fácil y solo tenés que cumplir ciertos requisitos. Por supuesto, dependerá del proveedor de crédito específico, pero, a grandes rasgos, estas son las condiciones que deben reunir aquellos interesados en solicitar préstamos rápidos online:

  • Ser mayor de edad.
  • Ser titular de una cuenta bancaria. No importa el saldo existente, solo es preciso facilitar el número de cuenta para realizar el ingreso.
  • Disponer de ingresos periódicos. Estos pueden provenir de una nómina, aunque también de la pensión de jubilación, de una beca, subvención o de la prestación por desempleo, por ejemplo. Credy es flexible y no exige un recibo de sueldo, como sí ocurre con la mayoría de entidades de crédito.

Si vos reunís estas condiciones, enhorabuena, porque tenés altas probabilidades de que los prestamistas online con los que opera Credy acepten tu solicitud de crédito.

¿Qué pasos se deben seguir para solicitar el préstamo?

Si tenés un gasto imprevisto o, por cualquier motivo, vos requerís liquidez, es posible disfrutar de uno o más préstamos en el acto gracias a entidades como Credy. Lo más difícil será decidirse, ya que, en cuanto estés seguro de que querés solicitar un crédito, solo tenés que seguir unos pasos. Vamos a ver cómo solicitar préstamos por Internet.

1.- Escogé el monto que necesitas. Con Credy podés solicitar hasta un máximo de 5000$ para tus gastos. De esta manera, podrás seleccionar solo la cantidad exacta que precisás, aunque esta no sea de gran magnitud. Precisamente, esto es lo que diferencia a Credy de otras instituciones de crédito, las cuales solo permiten solicitar montos de gran envergadura. Credy tiene en cuenta tus necesidades y, por ello, te da la oportunidad de que seas vos quien decida de cuánto será el préstamo.

2.- Elegí el plazo de devolución. Gracias a una herramienta muy sencilla e intuitiva presente en el sitio web de Credy, podrás seleccionar el plazo (hasta 30 días) en el que procederás a efectuar el pago del crédito. Los préstamos a devolver en 30 días te ofrecen un plazo flexible para que podás reembolsar la plata sin que tu bolsillo se vea resentido demasiado.

3.- Rellená el formulario online. Una vez que hayas seleccionado los dos aspectos anteriores, tenés que rellenar un formulario online. En este tendrás que introducir tus datos personales (nombre y apellidos, fecha de nacimiento, documento de identidad…), datos de contacto (domicilio, teléfono, correo electrónico) y otros datos relativos a tu situación laboral y económica. Cumplimentar el formulario no te llevará más de 3 minutos.

4.- Esperá la respuesta del prestamista. Tras el envío del formulario, el prestamista valorará tu solicitud y te comunicará en pocos minutos si tienes acceso a los préstamos de dinero al instante. Recordá que si vos cumplís todos los requisitos, no hay de qué preocuparse porque lo más seguro es que den el visto bueno.

Pasos para conseguir un préstamo personal rápido

¿Son seguros los préstamos personales rápidos online?

Internet se ha convertido hoy en día en una herramienta imprescindible en nuestro día a día. Seguro que en alguna ocasión has comprado un boleto de avión, reservado tus vacaciones o adquirido unos zapatos por este medio porque no encontrabas tu talla en la tienda física. Entonces, cabría preguntarse, ¿por qué no solicitar también créditos personales online?

Cuando se trata de proporcionar datos personales por Internet, muchas personas se muestran reacias y desconfiadas aunque, por suerte, la seguridad en la red ha mejorado ostensiblemente en los últimos años. Sin embargo, es posible que todavía no te fíes de las entidades que conceden créditos online rápidos en Argentina.

Queremos que te sientas seguro en nuestro sitio y que confíes plenamente. Así que te vamos a comentar sobre algunos indicadores que demuestran que Credy es fiable 100%:

  • Credy cuenta con un indicador de seguridad en forma de candado, junto a la barra de navegación. Este candadito representa la existencia de un certificado de seguridad que garantiza la encriptación de datos, tanto en el envío como en la recepción de los mismos. Este aspecto es especialmente relevante en el caso de información sensible como, por ejemplo, los datos bancarios.
  • El certificado de autenticidad, otorgado por la compañía DCMA, garantiza que Credy no está gestionado por robots ni máquinas automatizadas.
  • La página de Política de Privacidad también es un indicador de confianza, donde se expresa que los datos se recaban de acuerdo a la legislación vigente.

Estos métodos de seguridad garantizan que efectivamente sí es seguro solicitar préstamos de dinero en Internet a través de Credy.

¿Cómo sé si mi préstamo ha sido aprobado?

Una de las grandes ventajas de solicitar un préstamo personal rápido online es la celeridad con la que se gestionan. A diferencia de las entidades financieras tradicionales y los bancos, que podían demorarse semanas en la aprobación del crédito, Credy tramita préstamos destinados a solucionar problemas urgentes. Esto quiere decir que son aceptados con mayor rapidez, de modo que el prestatario pueda disfrutar de su plata lo antes posible.

Tras la cumplimentación del formulario online, los prestamistas necesitarán un poco de tiempo para evaluar el perfil del solicitante. Si vos cumplís con todos los requisitos, podés recibir la aprobación del préstamo solo unos minutos después del envío del formulario. En ocasiones, la aceptación se demora solo 10 o 15 minutos.

Tanto si se aprueba el préstamo como si no, Credy lo pondrá en conocimiento del interesado a través del correo electrónico que le haya facilitado. En el caso de que haya sido aceptado, en ese mismo email vos encontrarás adjunto el contrato del crédito.

¿Cuándo recibiré el dinero en mi cuenta?

Los préstamos personales online urgentes que ofrece Credy tienen a la inmediatez como su principal cualidad. Saber cuándo se producirá el ingreso del préstamo en la cuenta bancaria, es una de las grandes dudas de todo prestatario.

Si tu solicitud de crédito ha sido aprobada antes de las 15.00 horas, entonces, la plata será ingresada a más tardar esa misma noche. Esto significa que es posible disfrutar de los préstamos en el acto sin requisitos incluso el mismo día de la petición. Sin embargo, si por ejemplo vos solicitás el préstamo en la tarde del sábado, hasta la mañana del lunes no lo recibirías en tu cuenta bancaria.

Por supuesto, también tenés que considerar que la recepción del crédito podría demorarse más o menos, en función de tu banco. Así, aunque Credy efectúe la orden de transferencia solo unos minutos después de la aprobación del préstamo, el pago podría retrasarse por dificultades técnicas o si, por ejemplo, coincide con días festivos.

¿Qué tasa de intereses cobra Credy?

Credy es un buscador de préstamos rápidos y fáciles a través de Internet y actúa de intermediario entre la entidad prestamista y los usuarios. Por este motivo, esta plataforma no determina la tasa de intereses del crédito concedido, del que se encargará el proveedor en cuestión.

Asimismo, la utilización de Credy es totalmente gratuita para el usuario y no cobra por la mediación. Por su labor intermediadora, cada usuario deberá consultar la tasa de intereses y otras comisiones con el propio prestamista.

La misión de Credy es, en este caso, realizar un estudio entre diversos proveedores de préstamos escogidos siempre atendiendo a las necesidades del usuario. No obstante, este no está obligado a contratar los servicios de los proveedores seleccionados por Credy.

Como decimos, la tasa de intereses la define el propio prestamista. Ya que es una de las preocupaciones y dudas más frecuentes de los solicitantes, vamos a ver a continuación cuáles son los conceptos que debés conocer para que este asunto no te resulte tan complejo.

Tipo de interés aplicado sobre los préstamos

A la hora de solicitar uno o más préstamos personales inmediatos es normal preguntarse cuánto nos va a costar este crédito. La respuesta la encontramos en el tipo de interés. A grandes rasgos, podríamos decir que el tipo de interés es el precio del dinero. Y es que, efectivamente, también la plata tiene un coste y puede comprarse. Cuando solicitás un préstamo significa que vos estás adquiriendo una plata con la que no contás y, por supuesto, esta plata tiene un precio que también deberás pagar. La manera de pagar al prestamista (a plazos, de una vez, a fecha de vencimiento, etc.) será un asunto que deberéis consensuar.

Las entidades de crédito cobran intereses porque están prestando un servicio y, como es lógico, también ellas persiguen alcanzar un beneficio. Generalmente, estas compañías establecen sus tipos de interés en función de dos elementos: el plazo de devolución y el riesgo que asumen. Para que lo comprendas mejor, significa que cuanto más te demores en devolver los préstamos personales fáciles que solicitaste, más elevado será el tipo de interés. Hay dos clases: el tipo fijo y el tipo variable.

  • Interés fijo. El tipo de interés fijo es aquel que, como podés deducir, se mantiene inalterable a lo largo del tiempo. Se trata del tipo de interés más usado en los préstamos personales rápidos y fáciles y, en su caso, se refiere a que el coste será siempre el mismo, en proporción al monto prestado.
  • Interés variable. Por el contrario, el tipo de interés variable sí que cambia con el tiempo. Se trata de un porcentaje (denominado diferencial) al que se le añade el valor de un índice de referencia. En este caso, por tanto, el interés estará sujeto a cambios cada vez que se revise el índice que está vinculado al diferencial. El tipo de interés variable es el que se aplica con más frecuencia en los préstamos hipotecarios.

Por lo general, el tipo de interés fijo es el más costoso para el usuario, es decir, supone el pago de comisiones más altas. Sin embargo, puede ocurrir que el índice asociado al tipo de interés variable suba repentinamente y también ocasione comisiones elevadas.

Comisiones de los préstamos de dinero

Las entidades prestamistas no solo aplican un tipo de interés específico sobre sus productos financieros, tal y como hemos visto anteriormente. En ocasiones, también pueden cobrar a sus clientes otras comisiones derivadas de los trámites y demás gestiones necesarias para evaluar sus solicitudes y transferirles la plata acordada. Es lo que se conoce como comisiones de los créditos. Cada empresa decidirá si cobrar o no estas comisiones a sus clientes finalmente, pero conviene que sepas cuáles son:

  • Comisión de estudio. Es el coste que supone el análisis y evaluación que efectúa el proveedor del préstamo con el objetivo de verificar nuestra capacidad de pago y solvencia. En el supuesto de que te denegasen el préstamo, no te cobrarían esta comisión.
  • Comisión de apertura. Se refiere a la comisión derivada de los trámites que realiza el prestamista para hacernos llegar la plata. Normalmente, la comisión de apertura es un porcentaje del crédito directo concedido.
  • Comisión por modificación de contrato. Si, una vez firmado, querés modificar alguna cláusula en el contrato del préstamo, es posible que la entidad te cobre una pequeña comisión.
  • Comisión por cambio de garantía. Así como en el caso anterior, el proveedor podría exigirnos una remuneración al modificar la garantía del préstamo.
  • Comisión por reembolso anticipado. En los términos del contrato del crédito también se especifica el plazo de devolución acordado. Por ello, en el supuesto de que desees reembolsarlo antes del tiempo establecido, la entidad podría reclamarte una compensación económica. Como observás, cancelar un préstamo antes de la fecha de vencimiento podría acarrear costes.

Otros gastos asociados a los préstamos

Usualmente, no los consideramos, pero, aparte de los gastos vistos anteriormente, también hay otros asociados a los préstamos. Hablamos de la Tasa Anual Equivalente (TAE), los gastos de notario y los productos vinculados. Muchas entidades prestamistas no exigirán contratar otros productos adicionales u oficializar el contrato ante un notario, por lo que estos gastos no existirán. No obstante, es conveniente que los tengas presentes.

  • TAE. La Tasa Anual Equivalente marca, según se suele decir, el valor del préstamo que más se acerca a la cuota real que deberá pagar el deudor. Y es que, además del tipo de interés nominal (es decir, los intereses que cobra la entidad de crédito), también incluye otro gastos como los de apertura o los de cancelación anticipada. Por lo tanto, nos da una idea bastante próxima a lo que pagaremos por el préstamo concedido. Así, en los préstamos personales rápidos sin garantía, el TAE equivale prácticamente a los gastos que conlleva la devolución del préstamo. Aun así, cómo calcular el TAE es una de las dudas más comunes para los solicitantes de préstamos personales online sin papeleo.
  • Gastos de notario. En el caso de solicitar un crédito de cantidad elevada, puede ocurrir que sea imprescindible formalizar el contrato ante notario. Recordá que los honorarios de este profesional se añadirán al precio del préstamo, pero no están incluidos en el TAE.
  • Productos vinculados. Puede ocurrir también que, para obtener unas condiciones de financiación más ventajosas a la hora de acceder a un crédito, sea necesario tener una relación más estrecha con la entidad prestamista. Esto supone, por ejemplo, la contratación de otros productos financieros, como tarjetas o seguros de vida. Es lo que se denomina productos vinculados, es decir, aquellos que están de una u otra forma ligados al préstamo que hemos solicitado.

¿Se pueden solicitar préstamos estando en el Veraz?

En el caso de que solicites un préstamo personal con una entidad bancaria convencional, figurar en el veraz es sinónimo de que te lo denieguen. El mero hecho de aparecer en estos listados de morosos puede suponer un enorme escollo para conseguir uno o más préstamos personales online en el acto.

Vos sabés bien que hoy en día en Argentina los bancos cada vez son más estrictos con la concesión de crédito. Y si, además, tenés la mala fortuna de estar inscrito en el veraz, las probabilidades se reducen muchísimo. Desde ya te adelantamos que es imposible en el circuito financiero tradicional.

Si es esta tu situación, vos debés conocer que hay otros canales para acceder a préstamos con veraz negativo en el acto. Con Credy es posible conseguir financiación y salir del bache, aunque figures en un listado de morosos. No solo ofrece préstamos fáciles de obtener, sino también muy rápidos. En solo 15 minutos tras la aprobación de tu solicitud, podrás disponer de la plata en tu cuenta bancaria.

Podés solicitar hasta un máximo de 5000$ y escoger el plazo de devolución que más te convenga (tenés hasta 30 días para reembolsar el crédito). De esta manera, disponés de total flexibilidad para gestionar el crédito en función de tus necesidades.

Ahora podés averiguar si estás en una lista de personas con veraz negativo para que esta situación no te pille desprevenido. Si vos descubrís que, efectivamente, figurás en estos listados de morosos, pensá que aún podés acceder a los préstamos por Internet con veraz gracias a Credy.

¿Cómo devolver el préstamo de dinero?

Credy tramita todo tipo de créditos y también préstamos online con veraz, como hemos visto anteriormente, de entre 1000$ y 5000$. Así, dentro de ese rango, vos podés escoger la cantidad más adecuada para resolver tus deudas o esos pagos imprevistos. La manera de efectuar la devolución del crédito será la acordada con el prestamista en cuestión y será él quien fije las condiciones para realizar dicho pago. El plazo máximo para reembolsar la plata prestada está establecido en 30 días.

Así, el coste total del crédito será mayor o menor dependiendo del tiempo que se demore esa devolución. Normalmente, las entidades prestamistas permiten al deudor escoger el plazo de reembolso de los créditos para que este pueda adecuarlo a su situación económica. Por lo general, estas son las modalidades más comunes para devolver el préstamo:

  • Pago con tarjeta. Con frecuencia, las entidades cuentan con un área de usuario desde la cual este puede hacer efectiva la devolución únicamente introduciendo los datos de su tarjeta de crédito. Esta operación suele ser de carácter gratuito para el prestatario.
  • Transferencia bancaria. Otra vía que ofrecen las compañías es el ingreso del préstamo en su cuenta bancaria. Por supuesto, no olvidés identificarte en el momento de realizar la transferencia para que figuren tus datos correctamente.
  • Domiciliación bancaria. La domiciliación bancaria es una modalidad a la que pueden recurrir los usuarios en el caso de que hayan acordado devolver el préstamo en cuotas mensuales. Esta opción resulta cómoda y muy práctica.

Cómo devolver un préstamo de dinero

¿Se puede devolver un crédito antes de tiempo?

La mayoría de los proveedores de préstamo brindan la posibilidad de reembolsar anticipadamente el crédito, ya sea de manera total o parcial. No en vano, la legislación ampara en esta línea a los usuarios y exige a las entidades que acepten la devolución de la plata antes de su vencimiento. Eso sí, ten presente que es muy probable que, a cambio, estas cobren una comisión a modo de compensación por esos intereses que dejarán de percibir a causa de la pronta devolución. Este gasto extra que tendrás que asumir se denomina comisión por reembolso anticipado.

En el caso, entonces, de que te decantes por la devolución anticipada del préstamo, algunas entidades podrían solicitarte una comisión para compensar por esa pérdida de ingresos. Esta compensación, en líneas generales, puede alcanzar el 0,5%, un porcentaje sobre el total del préstamo que no debería sobrepasar. No dudes en consultar los términos y condiciones del proveedor de crédito para que no te lleves una sorpresa.

Lo cierto es que no todas las entidades exigirán esa comisión, así que lo mejor es que le traslades este tipo de cuestiones a tu prestamista directamente. De hecho, la mayoría de los prestamistas privados no cobrarán esta penalización y, por tanto, el abono anticipado supone una ventaja para el deudor. Es lo que se conoce como amortización anticipada gratuita.

¿Qué puede ocurrir en caso de impago?

Cuando formalizás el contrato del préstamo sin recibo de sueldo, inmediatamente aceptás todas las condiciones y cláusulas que en él se incluyen. Así como la otra parte se compromete a prestarte la plata acordada, vos también te comprometés al reembolso del crédito en el plazo establecido. Eso sí, somos humanos y puede darse el supuesto de que atravieses dificultades y no puedas atender tus obligaciones de pago. Si te encontrás en esta situación, deberás informar con celeridad a la empresa proveedora para buscar una posible solución.

El prestamista, así, podría ofrecerte distintas vías de pago para evitar incurrir en el impago del crédito. Estos casos, por supuesto, supondrán el devengo de comisiones e intereses adicionales.

Pero si estas facilidades de pago añadidas no te impiden incurrir en un impago, debés conocer cuáles son las consecuencias de esta situación.

  • Intereses de demora. La primera consecuencia directa de incurrir en el impago de un crédito, son los intereses y comisiones de demora que se generan. Cuanto más tiempo transcurra, mayores serán los gastos a añadir a la deuda final.
  • Inscripción en una lista de morosos. La inscripción en el Veraz es otro de los posibles escenarios en el supuesto de que no devuelvas el préstamo. Pese a que no es una penalización económica estrictamente, lo cierto es que figurar en un listado de morosos puede traerte problemas como, por ejemplo, no poder acceder a préstamos bancarios y a otros tantos productos financieros.
  • Demanda judicial. Si se prolonga la deuda, lo siguiente puede ser que la entidad prestamista te demande por vía judicial. Si ocurre y perdés el juicio, además tendrás que soportar los gastos derivados del litigio.
  • Embargo de bienes presentes y futuros. El embargo es un supuesto remoto pero posible. En el caso de que no dispongas de liquidez para afrontar el pago de la deuda, tendrás que responder con tus bienes presentes y futuros.

Reclamación, en su caso, al aval. Si incluiste a un aval en el contrato del préstamo (una persona a la que recurrir al producirse un impago), el prestamista también podría exigirle el cumplimiento de esta obligación. Si esta persona no pudiese afrontar la deuda, también sus bienes podrían ser embargados.