10 tips para mejorar tus finanzas personales

Llegar a fin de mes es una batalla que se libra en todos los hogares y de la que unas familias salen mejor paradas que otras. Por ello, y para que siempre salgas bien de ella, aquí te presentamos un post con 10 tips que mejorarán tus finanzas personales, independientemente de cuál es tu sueldo. Tomá nota.

10 consejos para mejorar tus finanzas personales

1. Sometete una auditoría económica personal

Lo sabemos: ‘auditoría’ es una palabra que suena a empresa y a caro. A muy caro. Pero no tiene por qué. De hecho, hay profesionales que la ofrecen gratis como gancho para la contratación de otros servicios o, incluso, la podrás llevar a cabo vos mismo. Tan solo necesitás analizar todos tus gastos e ingresos para establecer cuál es la situación económica actual, tanto general como en relación a estos determinados aspectos:

  • Facturas: cuánto pagás por la electricidad, por el agua, por el celular, por Internet, etc.
  • Energética: cómo de efectivo es el aislamiento de puertas y ventanas, el funcionamiento de los radiadores, etc.
  • De transporte: ¿realmente tu medio de transporte habitual es el más adecuado en la relación gasto-comodidad-tiempo?

2. Renegociá tus contratos o date de baja

Como consecuencia de la anterior auditoría, deberás prestar atención a aquellos servicios que puedes renegociar. Quizá encuentres un proveedor de telefonía que te mejore las condiciones o te des cuenta de que la bicicleta es más que suficiente para ir al trabajo. En algunos casos, puedes directamente cancelar el servicio si te das cuenta de que puedes salir adelante sin él.

3. Informate de descuentos y ayudas

Aunque no se publiciten mucho, si buscás información en Internet o la solicitás en los puntos de atención de tu municipio, te sorprenderás de la cantidad de descuentos y ayudas públicas que existen para determinadas familias: bonos por familia numerosa, por discapacidad, por escolarización de hijos… Toda ayuda es poca pero, por otro lado, toda ayuda suma.

4. Dotate de medios de control de gasto

Si eres de los de la vieja escuela, te servirá una agenda y un bolígrafo. Si eres de los modernos, puedes utilizar numerosas aplicaciones para smartphone. Pero la clave está en llevar tus finanzas personales mediante la anotación de ingresos y gastos, para que nada te agarre por sorpresa.

5. Establecé un presupuesto

De nuevo, ya sea con papel y bolígrafo o con tu smartphone/tablet, es importante llevar anotaciones, en este caso de lo que vas a gastar. Hacer estimaciones te dará la dimensión real de cuál es tu capacidad de gasto en relación a tu poder adquisitivo.

6. Prepará tus finanzas personales para grandes gastos previstos

Mención aparte merecen los gastos fuertes y ya previstos, como el seguro del auto, las compras de Navidad o las vacaciones de verano. Tenelos siempre presentes y andá reservando pequeñas cantidades en un sobre (físico o virtual) para afrontarlos con garantías cuando llegue el momento.

7. Reservá una parte de tus ingresos para el ahorro

De la misma manera que reservás una parte de tu dinero para gastos fuertes y previstos, debés reservar otra parte para tus ahorros personales y familiares. ¿Cuánto? Depende de cada caso, pero el 10% puede ser una cifra muy adecuada para formar un importante colchón de cara al futuro, especialmente con vistas a grandes inversiones de dinero, como la adquisición de una vivienda o un auto. En este caso, es muy importante ser disciplinado: si te marcás un objetivo de ahorro, tratá de cumplirlo a rajatabla…

8. …y no los toques por nada del mundo: utilizá pequeños préstamos personales

Otro compromiso que tenés que respetar en relación a tus ahorros es no tocarlos, salvo casos de extrema necesidad. En cambio, si surgen gastos imprevistos para los que no tenés liquidez, lo mejor es recurrir a sencillas herramientas de finanzas personales, como es el caso de los préstamos online. Lo solicitás, lo usás y lo devolvés. Y tus ahorros no sufrirán ningún cambio. En Credy.com.ar podrás solicitar hasta 5000$.

9. Dotate de ingresos pasivos y recurrentes

Por ingresos pasivos y recurrentes entendemos aquellos que recibís periódicamente sin que vos hagas prácticamente nada para ello. Un buen ejemplo son los ingresos publicitarios. Informáte de si reunís las condiciones para que tu auto o tu vivienda puedan mostrar anuncios publicitarios. Muchas empresas y agencias se dedican a ello y podrás recibir una buena contraprestación en función del estado de tu vehículo o la ubicación de tu casa.

10. Formate o pide consejo

El último consejo es formarse en temas de finanzas personales. No hace falta que te matricules en una universidad para ello, simplemente leé y documentate sobre la materia, especialmente si querés dedicar parte de tu dinero a inversiones de cierta complejidad, como la Bolsa o los bonos del estado. Por otro lado, de gran ayuda será pedir consejo o simplemente preguntar a las personas de tu entorno (tus padres, tus amigos, etc.) acerca de cómo organizan ellos sus finanzas personales.

Compartir:

¿Estás listo para obtener tu préstamo en 10 minutos?

¡Consigue tu dinero ya!