¿Cómo calcular el VAN?

Todo el mundo sabe, independientemente de su formación económica, que una inversión siempre tiene un componente de riesgo. Los inversores impulsivos se basan probablemente en su instinto, lo que deja gran parte del éxito al azar. Sin embargo, existe una forma totalmente racional y precisa de saber si una inversión es rentable. Es el VAN (Valor Actual Neto). En este artículo te explicamos cómo calcular el VAN para determinar si vale la pena realizar una determinada inversión o bien si es mejor una solución alternativa: por ejemplo, no hacer nada o, si sos inversor y deseás obtener beneficios seguros, invertir ese dinero en otros productos de bajo riesgo, como bonos del Estado de Argentina.

Cómo calcular el VAN

Explicación de cómo calcular el VAN

La idea es sencilla: una inversión merece la pena cuando los ingresos netos obtenidos son mayores que el desembolso a realizar. Sin embargo, para hacer un cálculo preciso, es necesario tener en cuenta varios factores relacionados. Todos ellos están presentes en esta fórmula, que explica cómo calcular el VAN:

VAN = (P / (1 + i)t) – C

Donde:

  • P es el flujo de caja, es decir, una estimación real de los beneficios netos que te reportará el objeto a adquirir
  • i  es la tasa de descuento: debés descontar la cantidad que dejás de ganar por invertir ese dinero en dicho objeto y no dejarlo en tu cuenta de ahorro, que te genera unos intereses anuales. Esos intereses se expresan en %, pero en este cálculo lo debemos pasar a número decimal
  • t es el periodo de uso del objeto a comprar
  • C es la cantidad que se invierte inicialmente

Como ocurre normalmente con los conceptos económicos complejos, el VAN se entenderá mejor con un ejemplo práctico. Hemos elegido este: pongamos que sos un fotógrafo profesional o semiprofesional y querés saber si te merece la pena comprar una pequeña impresora fotográfica e imprimir por ti mismo, en vez de enviar tus fotos a revelar al laboratorio. Por tanto:

  • C o cantidad a invertir en la compra de la impresora es $1000
  • t o periodo de tiempo: un año, suponiendo que es el periodo de vida de la impresora cuando se le da un uso intensivo.
  • El P o flujo de caja son los ingresos que te reportará la impresora en función del precio de venta que determines por cada foto vendida y descontados los gastos individualizados por papel fotográfico y tintas. Pongamos que, después de unos análisis profundos y unas estimaciones certeras, obtendrás un flujo de caja de $2000
  • i o tasa de descuento: tu cuenta de ahorro te da un interés anual del 4%, por tanto, 0,04 expresado en valor decimal

De esta manera:

VAN = ($2000 / (1 + 0,04)1 – $1000

VAN = $923,076

Para que las cifras fueran rendondas, hemos utilizado un periodo de tiempo de un año. Pero si tenés la certeza de que esa impresora durará más de un año, será conveniente calcular un VAN por cada año. Cuanto más tiempo funcione la impresora, más posibilidades hay de que la inversión sea rentable y se pague ‘sola’.

De forma general, cuando el resultado de calcular el VAN es positivo, la operación es rentable, es decir, generará beneficios para vos. Si ese resultado es un número negativo, hay que descartarlo, pues no genera beneficios. Y si el resultado es positivo pero poco, puede que no valga la pena realizar la inversión, pues puede que sea más seguro e igual de beneficioso invertir ese dinero en otra cosa, como bonos del Estado. En este caso, como el VAN ($923,076) es muy elevado, se puede resolver que sí merece la pena invertir $1000 en la compra de una impresora fotográfica.

Inversión mediante créditos, según el VAN

Nuestro portal ofrece préstamos online y en muchos casos los clientes recurren a ellos ante la falta de liquidez. Sin embargo, son una herramienta totalmente válida para realizar inversiones, siempre y cuando salgan las cuentas: al VAN resultante debés restar los gastos de gestión que tiene el préstamo de $1000 en Credy.com.ar. Si el resultado sigue siendo ampliamente positivo, adelante. Y, por supuesto, nuestros gastos de gestión no son nada comparados con los $923,076 del VAN.

Para finalizar, es importante mencionar varios aspectos a tener en cuenta antes y después de calcular el VAN:

  • Asegurate de que todos los datos utilizados, especialmente las estimaciones, son las correctas y contrastadas. Un pequeño error, especialmente si es por una estimación demasiado optimista, puede dar al traste con todo el VAN.
  • Analizá detenidamente otros factores, tanto económicos como sociales o personales, que te puedan desalentar o animar aún más a realizar la inversión. Por ejemplo:
    • Económicos: si sos un profesional freelance, quizá puedas descontar los gastos de adquisición de la impresora en la tramitación del Impuesto a las Ganancias, lo que haría la operación aún más rentable.
    • Personales: un trabajo intensivo de la impresora genera ruido y si tu puesto de trabajo está en casa, podría ocasionar molestias a tus familiares o a tus vecinos, lo que puede derivar en otros problemas mayores. Por tanto, aunque económicamente es positiva, la inversión podría ser poco adecuada en términos de bienestar social y familiar.
Compartir:

¿Estás listo para obtener tu préstamo en 10 minutos?

¡Consigue tu dinero ya!