¿Cómo afecta el desempleo a la vida diaria?

pantalla de la computadora

Sin importar cuáles sean los antecedentes o las razones específicas en cada caso individual, está claro que la vida no se paraliza cuando alguien ha perdido su trabajo. Todavía sigue habiendo gastos básicos que satisfacer (comida, vivienda, hijos que cuidar…) y también puede haber muchos gastos imprevistos. Los desempleados son especialmente vulnerables a éstos últimos.

Encontrar un nuevo trabajo requiere de tiempo y esfuerzo. No es algo que sucede de la noche a la mañana. No todos tienen ahorros y si los tienen, al final se se acabarán si no se cuenta con un flujo de efectivo entrante.

Esto significa que hay muchos desempleados que podrían recibir algo de ayuda financiera hasta que puedan recuperarse de nuevo. En una situación normal, es poco probable que esta ayuda venga en forma de préstamo. Pero ¿hay préstamos para desempleados?

Préstamos a desempleados: ¿cuáles son mis opciones?

Es posible conseguir un préstamo cuando se está desempleado. La mayoría de los prestamistas tienen en cuenta las ayudas por desempleo, las pensiones, los ingresos como empleado autónomo o la ayuda del cónyuge para considerar si el solicitante es fiable.

Sin embargo, hay algunas cosas que hay que tener en mente al solicitar un préstamo si no se tiene un trabajo.

Aunque no puedas cambiar esto en retrospectiva, es bueno que sepas que siempre es positivo mantener un buen historial crediticio, ya que es el primer elemento que revisa cualquier institución que otorgue préstamos. Incluso si pasas un corto periodo de tiempo sin ingresos estables entre dos trabajos, todavía puedes ser elegible para un préstamo si tu historial crediticio está limpio y sin problemas. 

Para mantenerlo así, asegúrate siempre de estar al día de todos los pagos si tienes otro préstamo. Atrasarte en tus pagos afectará a tu historial crediticio. Asimismo, cuando solicites un préstamo asegúrate de no pedirlo en varios sitios a la vez, ya que esto también tendrá un impacto negativo en tu historial crediticio.

Diferentes tipos de préstamos para desempleados

Si cuentas con algunos ingresos que no son de un empleo formal, tienes la opción de solicitar un préstamo con un aval. Esto significa que un cónyuge o miembro de la familia podría copatrocinar el préstamo para que tuvieses más posibilidades de conseguirlo. Las compañías que ofrecen préstamos a desempleados ofrecen seguridad adicional al prestamista en forma de un aval.

Otra opción son los adelantos de efectivo si ya tienes una tarjeta de crédito. Es una manera rápida y cómoda de obtener efectivo, pero ten en cuenta que las tasas de interés tienden a ser altas.

Si tienes tu propia casa, existe la posibilidad de que puedas pedir prestado usando tu vivienda como garantía. Una línea de crédito sobre el valor acumulado de la vivienda es similar a una tarjeta de crédito (tiene un saldo rotativo). Es mucho más probable que seas elegible si puedes demostrar algún tipo de ingreso (no tiene que ser un salario mensual).

Sin embargo, la opción más práctica y asequible son los préstamos en línea. Entre los préstamos en línea también hay préstamos para desempleados. 

En la mayoría de casos no necesitas un aval, el proceso de solicitud es rápido y fácil y los prestamistas no son tan rigurosos sobre tu historial crediticio o ingresos estables. Siempre y cuando tengas el dinero en tu cuenta antes de la fecha de pago estarás bien.

Pero ten en cuenta que en todos los casos es importante que te apegues a tu calendario de pagos. Incluso si algunos prestamistas son más liberales sobre el historial crediticio, esta actitud no es algo general y siempre es bueno dejarlo claro. Recuerda que las compañías que otorgan préstamos a desempleados siempre están asumiendo un mayor riesgo.

Los procesos de solicitud para un préstamo en línea son normalmente muy sencillos y puedes personalizar tu calendario de pagos tú mismo. Esto es una ventaja si estás en una posición vulnerable: sé inteligente y fija pagos mensuales tan pequeños como sea posible hasta que obtengas ingresos adicionales.

¿Dónde puedo solicitar un préstamo en línea?

Si estás buscando préstamos en línea en México, no busques más: Credy es la opción ideal.

Credy intermedia préstamos en línea y encontrará una solución idónea para cualquier cliente, sin importar cuál sea su necesidad financiera.

La solicitud es sencilla y rápida. Solamente tienes que proporcionar tu nombre, número de identificación personal, correo electrónico y número de teléfono. Después de hacer la solicitud, Credy te contactará en breve con las ofertas y podrás elegir la más idónea para ti. Cuando hayas confirmado la oferta, el dinero será transferido a tu cuenta.

¿Estás listo para obtener tu préstamo en 10 minutos?

¡Consigue tu dinero ya!