¿Puedo pedir un préstamo si tengo otras obligaciones financieras?

prestamos-con-obligaciones-financieras

¿Por qué la gente pide préstamos?

La necesidad de solicitar un préstamo puede surgir por distintas razones y en diferentes momentos de la vida. Cuando eres joven, es posible que necesites un extra de dinero para costearte los gastos formativos o mantenerte mientras estudias. Más tarde, puede que tu lavadora o coche se estropee en el momento menos oportuno… o que los billetes para hacer el viaje de tu sueño estén a buen precio. La lista de posibilidades es infinita.

Hay muchas situaciones en la vida en las que puedes necesitar un poco de ayuda financiera procedente de otras fuentes distintas al propio salario. Por eso, una de las preguntas que más repite la gente que solicita un crédito es: “¿Puedo pedir préstamos personales si tengo deudas? o “¿Puedo solicitar préstamos online si ya tengo otras obligaciones financieras?”

¿Qué significa tener una deuda?

Vivimos en un mundo de deudas. Las generaciones anteriores pudieron costearse la vida cuando eran jóvenes. Entonces tener un trabajo de estudiante era suficiente para mantenerse. Hoy en día, ni tener dos trabajos es suficiente para costearse los estudios, alojamiento y gastos cotidianos. Más adelante, esas mismas generaciones han podido permitirse ahorrar para comprar su primera casa o piso sin necesidad de pedir una hipoteca, algo que ahora es impensable para la mayoría de la gente.

Sin duda, las cosas han cambiado y la mayor parte de la gente tiene deudas. No es algo llamativo ni estigmatizado por la sociedad, ya que el coste de la vida ha aumentado en la mayoría de los países desarrollados. Tener una buena formación es un buen punto de partida, por lo que mucha gente solicita préstamos para costearse sus estudios.

Una vez finalizada la universidad, el siguiente gran paso es, para muchos, comprar una casa o casarse. Pero cuando llega ese momento, puede que aún no hayan terminado de pagar el préstamo estudiantil … y a esto se suman nuevas obligaciones financieras. Lo habitual es que los jóvenes que están dando los primeros pasos en su vida profesional no cuenten con suficientes ingresos para cubrir estos gastos de una sola vez. En esos momentos críticos, muchas personas optan por solicitar préstamos personales o préstamos online, ya que son más fáciles de obtener y prácticos que muchos créditos bancarios.

No es una sorpresa, por tanto, que la mayoría de la gente cuente con una o más deudas hoy en día. Es algo que se ha convertido en casi inevitable. Pero tener deudas no nos protege de la necesidad inesperada de tener que pedir otro préstamo. ¿Es esto posible? 

¿Puedo pedir un préstamo si estoy endeudado/a?

Esta pregunta no tiene una respuesta clara: todo dependerá de la situación individual del solicitante. Sí: existen préstamos para las personas que están endeudadas, pero veamos cuál es la letra pequeña.

Ciertamente, existen algunas situaciones en las que no conviene solicitar un nuevo préstamo. Si, por ejemplo, estás teniendo serias dificultades para abonar tus cuotas mensuales, deberías ponerte en contacto con tu proveedor y negociar un calendario y unas cantidades más adecuadas. Es importante que siempre evalúes tus obligaciones financieras de forma realista. Ten en cuenta cuánto puedes apartar y devolver a lo largo del tiempo. Existen muchas compañías que ofrecen préstamos personales a personas con deudas, pero debes calcular si puedes gestionar los pagos.

Si sigues incumpliendo tus pagos, existe la posibilidad de que la empresa envíe tus datos a una agencia de cobro de deudas, lo que podría generarte problemas a la hora de solicitar nuevos créditos en el futuro. La mayoría de las instituciones financieras realizan revisiones de historial antes de confirmar la concesión de créditos, y esto también es aplicable a los préstamos personales y bancarios.

Algunos solicitantes de préstamos más pequeños deciden que consolidarlos (es decir, pedir un préstamo más grande para pagar los créditos más pequeños) es una medida sabia y práctica. Es una opción que genera menos complicaciones y que probablemente les ahorra intereses. En ese caso, la persona endeudada no sólo no aumenta su deuda, sino que acaba mejorando su situación.

A la hora de solicitar un préstamo de cualquier tipo (desde préstamos online hasta una hipoteca o un crédito para estudiantes), es importante contar con un historial de crédito limpio. Esto es beneficioso incluso si no necesitas apoyo financiero en este momento, ya que la vida es larga y puede que acabes precisándolo en el futuro.

Esto no sólo significa que tienes que pagar tus deudas a tiempo para tener un buen rating crediticio, sino que existen situaciones en las que, sin que lo pretendas, podrías estar dañándolo.

¿Cómo tener un historial de crédito limpio?

Además de pagar tus préstamos a tiempo, ten en cuenta los siguientes puntos:

•    Cuando te vayas de un piso de alquiler, asegúrate de que has cancelado todos los contratos que están a tu nombre (electricidad, Internet, agua, teléfono, etc.). Si las facturas están a tu nombre y el nuevo arrendatario no las paga, tú serás el/la responsable último/a.

•  Pagar algo con retraso o agotar todo el crédito de tu tarjeta alguna vez no es grave, pero no te acostumbres a ello. Se trata de un factor que, a la larga, las instituciones financieras tendrán en cuenta. 

•    Una multa de la biblioteca o del parking pueden parecer sumas menores, pero también son susceptibles de afectar a tu historial.

Ten en cuenta que el rating crediticio es tu reputación financiera y que una vez que la hayas manchado será muy difícil recuperarla.

¿Puedo obtener un crédito con Credy si ya tengo otras obligaciones financieras?

Credy es el destino ideal si estás buscando préstamos online rápidos. No revisamos tu historial financiero, ya que somos un órgano intermediario entre los proveedores de préstamos y tú. Sin embargo, los socios con los que trabajamos pueden hacerlo.

Credy trabaja con los prestamistas más fiables del mercado. Nuestra misión es encontrar una solución financiera para cada necesidad, y hacerlo de forma eficiente y rápida.

El proceso de solicitud es simple. El primer paso es crear una cuenta en Credy. Después tendrás que rellenar una sencilla solicitud con información básica en la que figure tu nombre, número de identificación personal, dirección de e-mail y número de teléfono. Tras aportar estos datos, podrás escoger la cantidad de dinero que necesitas y el período que prefieras.

El dinero aparecerá en tu cuenta poco después de enviar la solicitud.

¿Estás listo para obtener tu préstamo en 10 minutos?

¡Consigue tu dinero ya!