¿Cómo ahorrar dinero sin dejar de divertirse?

Ahorrar no es divertido y todo el mundo lo sabe. Casi siempre, hacerlo significa hacer sacrificios y comprometerse a no comprar algo o a no participar en alguna actividad. Parece que todas las formas de ahorrar dinero acaban derivando en dejar de hacer algo agradable… y por eso a la gente se le da tan mal. Resulta difícil resistir la tentación y diferenciar entre una necesidad real y una emocional.

personas-ahorrando-dinero

Pero hay otra forma de enfrentarse al ahorro. Piensa que al ahorrar obtienes algo: estabilidad financiera y un sentimiento de seguridad que te permitirá estar tranquilo/a en caso de que tengas un gasto inesperado. En esos casos tendrás dinero a mano (o, al menos, una parte), así que en realidad estás comprando tranquilidad con tu propio dinero.

Pero como ocurre con otros hábitos, ahorrar es algo que hay que practicar para perfeccionar. No pasa de un día para otro. Y lo más importante: ahorrar no significa que tu vida tenga que ser aburrida y que no puedas divertirte.

A continuación, te damos 5 consejos para ahorrar dinero sin renunciar a la diversión.

Redescubre tu armario

Puede que no te hayas dado cuenta de la frecuencia con la que nos vamos de compras para sentirnos mejor. Eso es especialmente cierto en el caso de bienes que utilizamos en nosotros mismos, como los cosméticos o los perfumes en el caso de las mujeres, o la ropa en el caso de ambos sexos.

Ponernos algo nuevo nos hace sentir mejor de manera instantánea. Nos sentimos más seguro/as… Pero la dura realidad es que muchos de nosotros tenemos ya muchas prendas de ropa de las que nos hemos olvidado, que están al fondo del armario y que al final acabamos tirando o dando a una ONG para encontrarnos de nuevo con el clásico problema de “No tengo nada que ponerme”. O compramos cosas sin pensar y después sólo nos las ponemos una o dos veces.

Pregúntate cuántas prendas necesitas realmente. Empieza a utilizar las que ya tienes. Si necesitas comprar algo nuevo, aprovecha las rebajas. Esta es una de las cosas que puedes hacer cuando no sabes cómo ahorrar dinero, porque la ropa suele tener un precio inflado. Por otra parte, asegúrate de que la prenda encaja bien con el resto de los artículos de tu armario, porque de lo contrario necesitarás otras 4-5 cosas para completar tu outfit. Examinar tus hábitos de compra de forma crítica es una de las mejores formas de ahorrar dinero.

Explora tu ciudad

A la hora de disfrutar de nuestro tiempo libre, es habitual que acabemos cayendo en la zona de confort. Hacemos cosas que estamos acostumbrados a hacer y que nos resultan divertidas, como ir a un restaurante, a ver una película, a tomar algo a un bar con los amigos o a pasar un fin de semana en un spa. Todas estas opciones pueden ser bastante caras, sobre todo si tenemos en cuenta que cada mes tiene cuatro fines de semana (y no uno). ¿Por qué no te propones conocer mejor tu ciudad? Todas las localidades, tanto las grandes como las pequeñas, ofrecen muchísimas actividades gratuitas. Si normalmente te interesas por estas actividades cuando viajas a un lugar nuevo, ¿por qué no lo haces en tu propia ciudad? De esta manera descubrirás museos, parques y otros lugares, además de ver la ciudad desde otro punto de vista y apreciarla más. Como ves, estos métodos para ahorrar dinero no implican renunciar a algo: sólo tienen que ver con hacer las cosas de forma diferente.

Aprende a cocinar

Comer fuera es uno de los gastos más fáciles de recortar. Cuando comes fuera puede que no te des cuenta de que estás gastando mucho, porque una comida no cuesta tanto. Ahora suma todo lo que has gastado en comer fuera a lo largo de un mes. Cuando te recuperes de la sorpresa, busca recetas online o pide prestado un libro de cocina de la biblioteca y aprende a cocinar tus propias recetas.

No veas esto como algo aburrido: cocinar también puede ser muy entretenido. Invita a tus amigos a casa y haced la comida juntos. La comida casera no es sólo una de las muchas formas de ahorrar dinero, sino que también es mucho más sana porque no contiene ni azúcares, ni sal añadida, ni otros aditivos. 

Cancela las suscripciones que no aproveches

¿Te acuerdas de esa revista de diseño de interiores a la que te suscribiste hace 7 meses? Claro que no… Y seguramente haya más casos así.

A veces nos suscribimos a un servicio que parece importante en un momento concreto y después nos olvidamos de él. Revisa tus suscripciones y cancela todas aquellas que no estés usando a diario y que no sean vitales: revistas, canales de televisión, suscripciones al gimnasio que no utilizas… Conserva sólo lo que uses realmente. No regales tu dinero a empresas por cosas que apenas usas y que no te aportan diversión. Como ves, para ahorrar dinero hay que ser consciente de en qué gastas tu dinero.

Haz voluntariado

Puede que ésta parezca una sugerencia extraña dentro de una lista de cosas que puedes hacer para ahorrar, pero tiene su sentido.

¿Cuándo gasta más la gente? Cuando no tiene nada que hacer. Cuando tienes las manos llenas de obligaciones y recados, no tienes tiempo de navegar por tiendas online o de dar una vuelta por la ciudad, comer fuera y comprar cosas que no necesitas.

El voluntariado puede ocupar durante tu tiempo libre y darle sentido. Cuando ayudes a aquellos que más lo necesitan, empezarás a ver tu situación con otros ojos. Te sentirás más agradecido/a por las oportunidades financieras de las que dispones y respetarás más tu dinero. Puede que ya no gastes de forma tan fácil e irreflexiva como antes, y seguro que lo pasarás bien ayudando a los demás. Preguntarte cómo ahorrar dinero también puede llevarte a ser mejor persona.

* * *

A veces no consigues lo que quieres a pesar de que utilizas todas las formas de ahorrar dinero que tienes a tu alcance, o es posible que acabes de empezar y que ya haya surgido un gasto inesperado. Entonces puede que necesites solicitar un préstamo personal.

Credy es una empresa intermediaria de préstamos que trabaja con los mejores socios del mercado para ofrecerte los mejores tipos de interés en todo momento. Credy no te ofrece los préstamos, pero te pondrá en contacto con el prestamista más adecuado.

Solicitar un préstamo con Credy es fácil y apenas lleva unos minutos. Simplemente danos tu nombre, número de identificación personal, dirección de e-mail y número de teléfono. En breve un prestamista se pondrá en contacto contigo y, tras confirmar tu solicitud, el dinero se transferirá a tu cuenta.

¿Estás listo para obtener tu préstamo en 10 minutos?

¡Consigue tu dinero ya!